Usurpación de voluntades en conflictos en el envejecimiento

Por Luis Miguel Díaz  (1) Un gran problema para el manejo de conflictos que enfrentan las personas en la edad de la discreción, se deriva de la usurpación de sus voluntades por quienes los rodean. 
¿Por qué?
Primero, porque el conflicto de la vida es más fácilmente manejable con el envejecimiento. Es una de las habilidades con las que todos nacemos y que se perfeccionan con la práctica. Nadie es sabio de nacimiento,  son el tiempo y la práctica lo que permite crecer a las semillas que todos somos. El tiempo enseña lo  que la razón no puede, ilustrado en el adagio de la sabiduría popular que expresa que más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Un buen ejemplo de la sabiduría ante la vida es el síndrome de los abuelos para quienes la educación de los niños es irrelevante (a fin de cuentas cada niña o niño desarrollará lo que es al nacer). En contraste, las madres y padres que tienen en sus hombros el futuro de sus descendientes, creen que pueden ser decisivos en la formación del temperamento de sus hijos.  Esta distinta actitud frente a los niños es resultado de la experiencia de la vida en el manejo de conflictos de los abuelos. 
Segundo, porque el conflicto es vida y la base para los procesos creativos. Mientras  vivamos no podemos resistirnos al conflicto porque la vida es conflicto. No hay vida sin coexistencia y no hay coexistencia sin confrontación. Resistirse al conflicto es resistirse a vivir.
Tercero, porque en el manejo de conflictos no están de por medio conocimientos especializados ya que todos algo sabemos al respecto. No se trata de que el carpintero haga obra del labrador, ni el tejedor la de arquitecto, ni el jurisperito curando o el médico abogando, sino que el arte de manejar conflictos no tiene profesiones predilectas, ni edades o género específico. Todas las personas pueden manejar conflictos creativamente, aunque no lo sepan.
¿Habilidades para el manejo de conflictos?
El punto de partida es que todos los seres humanos nacemos con habilidades en nuestros genes para el manejo de conflictos con otros. Si no fuera así, la especie humana no hubiera existido o habría desaparecido. Esas habilidades las desarrollamos en nuestras vidas. Esas habilidades condicionadas evolutivamente para gestionar conflictos se contextualizan durante nuestra vida con factores lingüísticos, culturales, sociales, políticos y religiosos a los cuales añadimos habilidades profesionales y técnicas. Con la práctica se mejoran Continuar leyendo “Usurpación de voluntades en conflictos en el envejecimiento”

La conciliación en conflictos del trabajo

Por Adolfo Dabat . Abogado y Mediador.
Estudio DABAT y Asoc. [dabatadolfo@ciudad.com.ar]
           La aplicación de un nuevo   sistema alternativo de resolución de conflictos laborales se implementará en fecha próxima en esta circunscripción judicial.   La conciliación laboral voluntaria será un procedimiento previo al juicio,  contribuirá a la solución de conflictos en el ámbito de las relaciones laborales como un paso voluntario para las partes  previa a la instancia  judicial.  
            El procedimiento  se aplica desde hace tiempo     con algunas variantes  en el ámbito de la capital federal, y con un sistema muy similar en otras jurisdicciones de la Provincia de Río Negro. Con estos antecedentes   su eficacia viene demostrada con un  alto porcentaje de acuerdos arribados directamente entre  trabajadores y empleadores con intervención del  conciliador laboral. 

Continuar leyendo “La conciliación en conflictos del trabajo”

Hacia la Mediación Penal

Por María Elena Caram. Mi propósito primeramente, es resumir en forma brevísima los rasgos centrales que alimentan el concepto de mediación, tal como nosotros lo entendemos, con ánimo de poner en común este modelo, y luego bosquejar el diseño que prevemos para esta nueva franja de casos que en términos más que generales llamamos mediación penal. Con ello no hago más que sintetizar y ordenar algunas de las ideas sobre las que hemos venido trabajando con los participantes de las reuniones preparatorias de la Experiencia Piloto en Mediación Penal proyectada y dispuesta por el Ministerio de Justicia de la Nación No intento en cambio, abordar la cuestión desde el punto de vista criminológico y de la ciencia penal, dejando a los especialistas el análisis de las repercusiones teóricas que este método pueda plantear.
Para descargar el artículo publicado en Justicia Restaurativa siga el vínculo:

http://www.justiciarestaurativa.org/aroundla/argentina/hacia/view

El Espacio de la Mediación Penal

Por María Elena Caram.Mi propósito es profundizar algunos aspectos con relación a la singularidad del espacio de la mediación cuando nos situamos como mediadores frente a un caso de naturaleza penal. Las notas que siguen son un paso más con relación a algunas ideas ya expuestas sobre la mediación en la materia penal, consolidadas por la observación de la práctica profesional. Pero es sólo un instante previo a nuevos pensamientos y probables discusiones sobre este tema, siempre fascinante. Una vez más, aclaro que escribo desde mi rol de mediadora y en modo alguno deben verse estas ideas como afirmaciones categóricas sobre la materia penal, psicológica o criminológica, sino como un intento por compatibilizar estos enfoques.
Para ver descargar el artículo completo publicado en Justicia Restaurativa siga el vínculo:
http://www.justiciarestaurativa.org/aroundla/argentina/espacio/view

Violencia escolar

Por Atilio Arcidiácono. e-mail azulgris17@yahoo.com.ar
Parece una costumbre hablar e insistir en la violencia generada por alumnos/as- En realidad esta es una parte de la realidad, existe también una violencia del Sistema Educativo, una violencia organizacional de la Institución y hasta en algunos casos una violencia de los docentes.
No es extraño que una sociedad violenta, se manifieste como tal en todos sus componentes- Lo extraño es que se deposite en “alumnos alumnas” la violencia, como usuarios exclusivos de la misma.
Ante el análisis de la disciplina o el estudio, siempre la causa de no logro de los objetivos esperasdos recae en El Sistema, alumnos/alumnas  o la familia (incluso reconociendo como tal las no tradicionales).
Asumir una actitud de jueces ante los miembros de la comunidad educativa sin poder efectuar el análisis de la propia gestión docente, a partir de las demandas de que somos objeto, es quebrar el entramado social que se establece en la Escuela.
No se trata de buscar culpables- De lo que se trata es de buscar estrategias distintas que generen mejores resultados, incluyendo en ello “menor violencia”.
La “violencia” puede ser o la forma habitual de resolución de conflictos, por ser parte del código relacional personal o ser una actitud aislada producto del temor ante una amenaza (real o no ) de la  pérdida de algo considerado esencial.
Cuando la violencia (es considerada)  la respuesta “necesaria y única” para la autodefensa, la escalada de la misma es vertiginosa (pues de alguna manera se está acostumbrado a que el “otro” sea también violento)
Es aquí donde el proceder de la Institución como tal y del docente en particular, tiene efectos de resolver o complicar la situación.

Continuar leyendo “Violencia escolar”

Códigos intra y extra escolares

Por ARCIDIÁCONO ATILIO JOSÉ  (Puerto Madryn- Argentina) E-mail: solar17@yahoo.com.ar
La Escuela es un espacio social, donde las relaciones personales entretejen el clima institucional- Este clima es resultado de necesidades satisfechas o no, que generan sentimientos, desde donde cada uno y todos nos posicionamos para crear nuestra realidad, así posicionados actuamos de las maneras que lo hacemos-
Si bien muchas veces declamamos o escuchamos, que la escuela debe responder a las demandas de la comunidad, es precisamente en el momento de sentar las bases de un Sistema de  Convivencia, cuando  “exhibimos y desarrollamos” los principios filosóficos que orientarán todo nuestro pensamiento al respecto, lo cual es percibido, intuido o reconocido por nuestros alumno/alumnas.
Podemos ofrecer un ámbito donde nuestros alumnos y alumnas, encuentren canales de comunicación y de construcción de la convivencia escolar u obviar toda producción en conjunto para expresar que somos “los únicos conocedores y sabedores” de lo que “nuestros alumno y alumnas, necesitan”.
No son necesarias las palabras para expresar estas ideas, basta con actuar.
¿Cuál será nuestra propuesta, partiremos de los códigos que nuestros alumnos y alumnas traen y tomándolos como referentes de sus formas de relación, construiremos un puente favorecedor de la comunicación, o por el contrario “encorcetaremos “ a nuestros alumno y alumnas, exigiéndoles el cumplimiento  irrestrictos a normas producidas sólo por adultos y docentes?-
Se trata de abrir canales de comunicación permanente, para poder ser conocedores de las necesidades de nuestros alumnos y alumnas ejercitándonos y ejercitándolos en una conducta práctica del ejercicio de la DEMOCRACIA.

Convivencia. ¿Qué se necesita?

Por: Arcidiácono Atilio José azulgris17@yahoo.com.ar
Si bien “convivencia” es compartir la vida con “otro” no es condición suficiente compartir el mismo espacio ni actividades, tampoco basta cumplimentar esta convivencia en un tiempo predeterminado.
Entonces nos preguntamos cómo generar un ámbito que fomente la relación pacífica entre sus componentes. Es un desafío difícil. Trataremos de señalar algunos pilares para ello, pero sin dudas la aplicación requerirá adecuaciones específicas a cada realidad.
Parecería que lo primero es “un sistema de convivencia”.

Continuar leyendo “Convivencia. ¿Qué se necesita?”