¿Cuándo tiene éxito la mediación en el ámbito educativo?

Una pregunta frecuente es la relacionada a cuándo se considera que la mediación ha tenido éxito, tema de especial importancia en el ámbito educativo donde en ocasiones se presentan como proyectos “exitosos” aquellos que tienen un alto porcentaje de acuerdos.

Este tema está estrechamente relacionado con los “modelos de mediación”. En la presente nota consideraremos dos líneas de pensamiento o “modelos” al respecto.

El modelo tradicional lineal (Harvard)
El modelo transformativo (Bush y Folger) .

El modelo tradicional-lineal (Harvard)
1. Entiende la comunicación en un sentido lineal.
2. Cada uno expresa su contenido y el otro escucha o no.
3. El mediador es un facilitador de la comunicación.
4. Pone su acento en la comunicación verbal.
5. Entiende que el conflicto tiene una causa que es el desacuerdo, en general no se considera los orígenes en múltiples causas.
6. Trabaja sobre intereses, necesidades, etc, sin tener en cuenta el factor relacional. Es por ello que no intenta modificar las relaciones entre las partes.
7. Como método propone la aireación del conflicto, permitiendo que salgan las emociones para luego avanzar.
8. Para esta postura la mediación sería “exitosa”cuando se llega a un acuerdo.

El modelo Transformativo de Bush y Folger
La mediación basada en la resolución de los conflictos considera que ha sido exitosa cuando se llega a un acuerdo, define el objetivo como el mejoramiento de las situación de las partes comparada con lo que era antes .El enfoque transformador define el objetivo como el mejoramiento de las propias partes, comparadas con lo que eran antes
En la mediación transformadora se alcanza éxito cuando las partes como personas cambian para mejorar, gracias a lo que ha ocurrido en el proceso de mediación.
La mediación transformadora – que responde al modelo que consideramos adecuado en el ámbito educativo- pone el acento en la revalorización y reconocimiento.

Revalorización:
Una parte resulta revalorizada en la mediación cuando:
1.-Alcanza una comprensión más clara, comparada con la situación anterior, de lo que le importa y por qué, al mismo tiempo que una comprensión en el sentido de que aquello que le importa, en efecto, es importante.
2.-Comprende más claramente cuáles son sus metas y sus intereses en la situación dada, por qué persigue esas metas y que ellas son importantes y merecen consideración.
3.-Cobra conciencia de la gama de alternativas que puede garantizarle total o parcialmente la obtención de sus metas, y de su control sobre esas alternativas.
4.-Comprende que existen decisiones con respecto a lo que debe hacer en la situación y que ejerce cierto control sobre dichas decisiones.
5.-Comprende que puede elegir si continuará en la mediación o la abandonará , si aceptará o rechazará el consejo jurídico o de cualquier otro carácter, si aceptará o rechazará una posible solución.
6.-Comprende que, al margen de las restricciones externas, siempre se le ofrecen algunas alternativas, y el control sobre las mismas es exclusivamente suyo.
7.-Acrecienta o aumenta sus propias habilidades en la resolución de conflictos.
8.-Aprende a escuchar, mejorar la comunicación, organizar y analizar cuestiones, presentar, argumentos, utilizar técnicas como la lluvia de ideas, evaluar soluciones alternativas.
9.-Toma conciencia de los recursos que posee.
10.-Comprende más claramente que posee la capacidad de comunicarse o persuadir eficazmente, puede redistribuir sus recursos de modo que tengan más alcance, sus recursos son suficientes para promover una solución que antes no contempló, puede aumentar sus recursos explotando una fuente suplementaria de apoyo a lo que antes no había contemplado.
11.-Reflexiona, delibera y adopta decisiones acerca de lo que hará en las discusiones de la mediación, y a la posiblidad de acordar y el modo de hacerlo, o de los restantes pasos que dará.
11.-Evalúa plenamente las cualidades y las debilidades de sus propios argumentos y de la otra parte, las ventajas y desventajas de las posibles soluciones y alternativas que excluyen el arreglo y adopta decisiones a la luz de tales evaluaciones.

Reconocimiento:
El conflicto trae como consecuencia que las partes se sientan amenazadas, atacadas y agredidas por las actitudes y pretensiones de la otra parte , es por ello que las partes llegan al reconocimiento cuando eligen abrirse más, estar más atentas y empáticas y sensibles a la situación del otro.
Una parte da reconocimiento en mediación cuando:
1.-Comprende que tiene la capacidad de considerar y reconocer la situación de la otra parte.
2.-Puede “ponerse en el zapato del otro”.

Una parte otorga reconocimiento en la mediación cuando:
1.-Asume que no sólo posee la capacidad de comprender la situación del otro, sino que tiene el deseo real de hacerlo.
2.-Advierte que desea concentrar su atención en lo que el otro está experimentando y encontrar el modo de reconocer esa experiencia a través de su comportamiento en la sesión.
3.-Puede ver el comportamiento propio y de la otra parte bajo una luz diferente y más favorable que antes.
4.-Logra reinterpretar la conducta y el comportamiento anterior de las partes.
5.-Renuncia concientemente a su propio punto de vista y trata de ver las cosas con la perspectiva de la otra parte.
6.-Admite francamente que cambió su interpretación del otro y/o decide comunicárselo.
7.-Admite ante el mediador, aunque sea privadamente cómo ve ahora distinto modo lo que sucedió y puede reconocerlos en presencia del mediador o directamente a la otra parte.
8.-Puede excusarse “por haber pensado lo peor”.

Conclusiones sobre los modelos de mediación y su apliación en educación

Nos hemos detenido en el desarrollo de los modelos de mediación, con el objetivo de poder determinar el aporte que cada uno de ellos puede realizar en el ámbito educativo.

Consideramos que como “modelos” son guías que pueden ser utilizados en forma eficaz según las distintas situaciones.

Sin perjuicio de ello, creemos que los elementos de la mediación transformadora, en cuanto revalorización y reconocimiento, resultan particularmente útiles para el objetivo de la mediación en la educación que es formar a los actores institucionales en un marco en el que puedan gestionar sus propios conflictos, y haciendo, de cada de uno de ellos, una instancia para el aprendizaje y encuentran su fundamento en la posibilidad de acrecentar las habilidades sociales.

Por ello, consideramos que hay se ser cautos con aquellos discursos que se centran en el éxito en el porcentaje de acuerdos logrados.

(1) BUSH, Robert; FOLGER Joseph: “La promesa de la mediación”, Granica, Barcelona, 1996.

DANIEL F. MARTÍNEZ ZAMPA

 

Comentarios

comments