La negociación y la mediación en la formación docente

Por EICAME . Publicado en Diario “El Diario”, 2-7-2000  La Ley Federal de Educación Argentina (ley 24195) en su artículo 18 inc. c) establece como objetivo de la formación docente el “formar al docente como elemento activo de participación en el sistema democrático. También la Ley General de Educación de la Provincia del Chaco (ley 4449, Art. 28, Inc. E) establece como entre los fines de la formación docente “contribuir a la adquisición de saberes y conductas de participación, como agente de cambio social y promotor de actitudes de solidaridad, a través de la preparación para el desempeño de roles protagónicos y dirigenciales del sistema educativo”.Consideramos que educar para la democracia y la solidaridad se encuentra estrechamente relacionado con el protagonismo en la gestión de los propios conflictos, y la educación para la paz.


Todo ello implica una transmisión de valores que deben ser hechos vida por los docentes, previo a su enseñanza como contenido curricular a los alumnos y alumnas.

A diario vemos en los medios de comunicación masiva como la violencia y las conductas agresivas se van incrementando en nuestra sociedad. Este fenómeno no es casual ni pasajero, sino que está instalado en la cultura de este fin de siglo y de milenio, donde las necesidades de consumo, poder y de imagen han adquirido dimensiones hasta ahora desconocidas, en la que también, han cambiado los valores y las formas de encarar las situaciones cotidianas.

La escuela está inmersa en la sociedad y por lo tanto refleja este fenómeno, cotidianamente los docentes, directivos y supervisores deben arbitrar en conflictos, tanto a nivel alumno como docente, padres o comunidad educativa.

Tradicionalmente el camino para resolver los problemas es la confrontación antagónica, la vía adversarial, en la que unos ganan, otros pierden, y estos últimos son sancionados. Pero el conflicto no se resuelve, no se logran acuerdos ni se encuentran intereses comunes, no se reduce la hostilidad y, al contrario, suele profundizarse el quiebre en las relaciones interpersonales y profesionales. Es decir, que se orientan los conflictos hacia el enfrentamiento de las partes más que a la solución del mismo.

El conflicto es un hecho cotidiano de la vida y una oportunidad constante de aprender. A pesar de ello tiene connotaciones negativas, en especial para quienes ocupan cargos de conducción.
Para lograr respuestas más efectivas es necesario que los docentes tengan las herramientas para aprender a mirar el conflicto, analizarlo, comprenderlo y resolverlo de manera productiva evitando el resquebrajamiento institucional.
Existen procedimientos alternativos que comienzan a echar raíces en escuelas y comunidades de muchos lugares del mundo, la Negociación, junto con la Mediación aparecen como herramientas útiles para este proceso.

Para encarar la Resolución de Conflictos es necesario tener en cuenta dos aspectos fundamentales:

1- Tomar conciencia del conflicto analizándolo, junto con nuestras creencias, supuestos y actitudes sobre el mismo, y 2- Conocer técnicas de Resolución de Conflictos.

A través de la Mediación los docentes pueden encarar las situaciones de conflicto escolar de una manera nueva y más efectiva, responsabilizando a los actores del problema, en una participación comprometida con los cambios consensuados, a partir de sus propias demandas. No solo poniendo en evidencia y movilizando las potencialidades de los involucrados, sino tendiendo a un crecimiento, una creatividad y autonomía que puede ofrecer un verdadero desarrollo y evolución a la vida institucional y a cada uno de ellos como persona..

Para encarar la resolución de los conflictos es necesario en primer lugar, revisar nuestra actitud frente al mismo y los efectos que ella produce, para luego, conocer técnicas de comunicación y métodos de resolución (tradicionales e innovadores).-

En la investigación realizada con docentes de todos los niveles y modalidades, de la capital , ciudades del interior y zonas rurales, se pudo ver que los conflictos más frecuentes dentro de la institución escolar se dan entre los adultos (70%), esto incluye docentes, directivos, supervisores, auxiliares docentes, padres, siendo también estos conflictos los más difíciles de resolver. Con respecto a los sentimientos que les provocan los conflictos en la escuela se dieron- en orden decreciente-: angustia, depresión, inquietud, impaciencia, desasosiego.Todos estos sentimientos tienen directa incidencia en la forma en que se gestionan los conflictos.

Otro de los aspectos investigados fue la eficacia del sistema formal de resolución de conflictos que está actualmente en vigencia, el de la tramitación de Sumarios y la posterior aplicación de sanciones, a lo cual respondieron que : empeora la relación (34%), no sirve (24%) , hacen reaparecer el conflicto (23%).

Esto confirmó nuestra hipótesis de investigación sobre la necesidad de encontrar una vía alternativa que favorezca la convivencia armónica de los docentes dentro de la escuela. Luego de tres años de intenso trabajo de investigación bibliográfica y de campo, y de capacitación de los docentes chaqueños llegamos a la conclusión de que no es posible pedirles que sean Educadores para la Paz y para la vida democrática si no se les da las herramientas para ello.

Estamos convencidos de que la Formación de Formadores debe tener como eje esencial para todas las especialidades, niveles y modalidades la capacitación en Resolución Alternativa de Disputas- desde los planes de estudio de los profesorados, para que luego puedan trasmitirlo a los alumnos, no solo como un contenido conceptual , sino como una vivencia cotidiana que nace del convencimiento personal del docente.

EICaME- CENTRO DE MEDIACIÓN Y GESTIÓN DE LOS CONFLICTOS
www.todosobremediacion.com.ar

 

Comentarios

comments