Mediación y Empresa

Por Daniel Martínez Zampa. El costo de un litigio judicial es un elemento importante en la planificación empresaria. ¡Cuántas empresas han cerrado por no poder afrontar los costos de un litigio, en condena, honorarios, peritos, etc, etc! A este costo económico se suma uno intangible como es la intranquilidad en el giro comercial, cuando un juicio pende como una espada de Damocles sobre toda la vida empresaria. Existen además otros costos como la pérdida de tiempo en recorrer los vericuetos judiciales, la lentitud de la justicia, el arriesgarse a una sentencia judicial que da una solución ganador-perdedor, en el que ninguna de las partes queda totalmente conforme o, en el mejor de los casos tener una sentencia que no puede ser ejecutada. También en el ámbito empresario el litigio judicial destruye las relaciones comerciales.
En la actualidad, en la Provincia del Chaco, el empresario cuenta con una nueva herramienta para gestionar sus conflictos: La mediación.
La mediación surge como una posibilidad más rápida y económica de gestionar los conflictos. Costo final y tiempo, dos variables esenciales para que el empresario pueda planificar acciones futuras. También es particularmente útil en aquellos casos en que , aún frente a las diferencias sea conveniente preservar las relaciones comerciales (pensemos en un cliente importante que por determinadas cuestiones coyunturales no puede hacer frente a las obligaciones).
La mediación es un procedimiento en el cual un tercero neutral (mediador) ayuda a las partes a encontrar o por lo menos intentar encontrar una solución a sus conflictos. A diferencia de lo que ocurre en el proceso judicial, en que las partes delegan en un tercero la solución de su disputa, son los propios interesados los que tienen el control sobre la solución final ya que ningún acuerdo puede ser impuesto. Nada se pierde con intentar una solución a través de la mediación ya que, en el peor de los casos, de no llegarse a un acuerdo, los derechos de las partes no se alteran y se puede iniciar la demanda judicial o continuarla (en el caso que ha hubiera sido interpuesta).

El procedimiento básicamente se inicia con la consulta a un mediador (existe en nuestra provincia un número importante de mediadores formados). El mediador recibe el pedido y cita a la otra parte. En caso de concurrir la convocada, se realiza la reunión. Si llegara a existir un acuerdo, el mismo tiene el valor de un acuerdo privado que puede ser homologado judicialmente. Si no existiera acuerdo, nada de lo que se diga en el marco de la mediación puede ser utilizado en el juicio, para ello se firma un convenio de confidencialidad. El tiempo que demanda este procedimiento depende exclusivamente de las partes a diferencia de lo que ocurre en un proceso judicial. Pueden ser sometidos a mediación cuestiones referentes a deudas, garantías,

La mediación puede ayudar, además a prevenir y gestionar los conflictos que pudieran presentarse dentro de la empresa entre el personal, distintos departamentos, etc.

En síntesis: la mediación aparece como una herramienta más para gestionar los conflictos que se presenten en el ámbito empresario. Cuanto tenga un conflicto piense que pueden existir además de los tradicionales, otros caminos para gestionarlo.

Publicado en El Boletín de la Cámara de Comercio Industria y Producción de Resistencia. Marzo 2001

Comentarios

comments