Más allá de la Mediación Educativa y la convivencia escolar

Por Daniel Martínez Zampa. A diario vemos cómo los conflictos que se dan en los diferentes ámbitos – el educativo no es la excepción- se complejizan cada vez más. Hechos de agresiones, violencia, adicciones. El docente se enfrenta día a día con nuevas  situaciones  que traspasan los muros de la escuela.
Cuando transciende a los medios alguna situación grave surgen voces que plantean la necesidad del trabajo de la convivencia , construcción de ciudadanía y  nuevas estrategias para abordar los conflictos, entre ellas la mediación. Continuar leyendo “Más allá de la Mediación Educativa y la convivencia escolar”

Acerca de la violencia en las escuelas (o la pérdida del valor de la palabra)

Por DANIEL F. MARTINEZ ZAMPA  A diario  los medios de comunicación nos informan sobre casos de violencia que se dan en las instituciones educativas.
Ante este tipo de situaciones la primera reacción es buscar los “culpables”, intentando entrar en la lógica binaria de los “buenos y malos” .Así se “culpa” a las autoridades de las escuelas,  del ministerio, la sociedad, los padres, los medios,  la política educativa, etc, etc, Si bien nos alarmamos cuando ocurren estas situaciones, las mismas no surgen en forma súbita, son producto de procesos que muestran en su camino “signos” que muchas veces no son advertidos a tiempo, quizá con la ilusión que las “cosas se solucionarán solas con el tiempo” Los estudios demuestran que los conflictos no tratados a tiempo generalmente terminan escalando hasta llegar a consecuencias destructivas. Reclamamos puntuales no escuchados a tiempo derivan hacia cuestiones generales contagiando a otros grupos.

Continuar leyendo “Acerca de la violencia en las escuelas (o la pérdida del valor de la palabra)”

Acerca de los hechos de violencia en las escuelas: Trabajar en serio es posible, terminemos con los “parches”

Por Daniel Martínez Zampa*. Nuevamente los medios de comunicación nos ponen frente a hechos de violencia en las escuelas, en este caso con ataques hacia los profesores. Cuando ocurre este tipo de situaciones lo primero que se hace es buscar al “culpable” y  desde los ámbitos de decisión  seguramente  se diseñarán  acciones para que los equipos técnicos salgan disparados hacia las escuelas como cuando se “·patea un hormiguero” y al poco tiempo desaparecerán porque no pueden sostener el trabajo en el tiempo.
Estas intervenciones que de alguna manera dejarán la sensación que “algo se está haciendo”, pero sólo son “parches” de dudosa efectividad.
Mientras se sigan viendo los hechos aislados sin preguntarse por las causas y el significado de esos actos no se podrá hacer una intervención efectiva. ¿Qué nos están pidiendo los jóvenes a los adultos  con esos actos? ¿Qué alianzas deberemos reconstruir los adultos frente a los jóvenes? ¿Cómo recuperar la autoridad en las instituciones cuando los docentes son permanentemente desautorizados y deslegitimados  en muchas ocasiones por los padres y  hasta por el propio sistema educativo?
Preguntarse por el significado y el contexto del acto violento  no significa “justificarlo” sino intentar comprender su sentido para buscar la manera más adecuada de abordaje.
¿Estamos dando los adultos el ejemplo revalorizando la palabra  y el diálogo como forma de plantear las diferencias?
El abordaje de estas cuestiones requiere entender que estamos ante procesos y que no existen soluciones mágicas. Existen programas en los diferentes ámbitos de los cuales seguramente ahora las autoridades se acordarán. El trabajo de los equipos técnicos es valioso, sin embargo, mientras no se incluyan estas acciones en una verdadera política pública en prevención, gestión, resolución de conflictos, generación de consensos y convivencia, seguiremos con “parches” de dudosa efectividad.
¿Qué opinan colegas? ¿Cuál es su realidad?

* El autor es Abogado- Mediador- Magister en Adm. Y Resolución de Conflictos. Coordinador EICAME- Centro de Abordaje de los Conflictos. Ha dictado cursos, talleres, conferencias en Argentina, España, México, Ecuador, Panamá, Puerto Rico, Uruguay, Paraguay, Chile.

 

 

¿Cuándo se recomienda la mediación escolar?

Hemos desarrollado en notas anteriores el concepto y el procedimiento de la mediación. Frecuentemente nos preguntan cuándo se puede utilizar este procedimiento. Creemos necesario aclarar el tema ya que debemos tener en cuenta que la mediación no es un procedimiento “mágico”, que puede aplicarse en cualquier caso.

Es por ello que consideramos se recomienda la mediación cuando:1.-Hay relación que se perpetúa en el tiempo, se quiere terminar con el problema pero no con la relación.-2.-Las partes quieren conservar el control sobre el resultado.3.-Cuando las partes comparten algún grado de responsabilidad por el estado del conflicto.4.-Cuando existe variada gama de soluciones.5.-Cuando la disputa no conviene a nadie y ninguno desea entablar un juicio.-6.-Cuando no existe gran desequilibrio de poder.-7.-Cuando se quiere resolver el conflicto rápidamente.-

Sin embargo No se Recomienda la Mediación: 1.-Cuando alguna de las partes quiere probar la verdad de los hechos.2.-Cuando se tienen principios innegociables.3.-Cuando se tiene interés punitivo.4.-Cuando se quiere sentar precedente legal.-5.-Cuando no hay interés en llegar a un acuerdo por ninguna de las partes.-6.-Cuando la lentitud del procedimiento formal favorecerá a alguna de las partes.7.-Cuando el actor quiere obtener como lotería sumas colosales.(en el caso de los juicios). 8.-Cuando existe delito de acción pública o violencia o malos tratos.-9.-Cuando está involucrado el orden público

La mediación, en el ámbito educativo aparece como una herramienta últil para mejorar la comunicación, el clima escolar, la formación integral del alumno, la preservación de las relaciones, sin embargo, no se recomienda cuando existe: 1.-Violencia grave, , 2.-uso de armas o drogas, 3.-Abuso sexual, 4.-Violencia física reiterada, 5.Existe un delito en perjuicio del estado.

En los casos que hemos tenido en nuestra provincia recientemente donde se han detectado cuestiones de uso de armas la mediación no aparece aconsejable ante el hecho consumado, pero, tal como lo sustuvimos en su oportunidad, las manifestaciones de violencia aparecen cuando no se encuentran canales adecuados para gestionar los conflictos, es así que la negociación y la mediación serían útiles para dar a los actores institucionales herramientas que permitan evitar llegar a episodios de violencia.

La ley 4711 por la cual se crea el PLAN PROVINCIAL DE MEDIACIÓN, tiene como uno de sus ejes evaluar la posibilidad de implementar la mediación como etapa previa al sumario administrativo siempre que no esté en juego el orden público. De las investigaciones realizadas hemos concluido que muchas veces ante un sumario se separa al docente del cargo —no porque pudiera entorpecer la investigación o por estar en juego el interés del estado- sino por la conflictiva relación con la comunidad, haciendo que el Estado deba , en estos casos pagar un doble sueldo durante el tiempo que el docente esté separado del cargo- recordemos que el promedio desde la resolución que ordena instruir el sumario hasta la resolución es de más de tres años, llegando algunos a más de diez años de tramitación-

Consideramos que, en estas situaciones que se producen por problemas de relaciones que son “atrapadas” por el sistema formal una instancia de negociación o mediación generaría un espacio para recomponer los vínculos quebrados.

Publicado en “El Diario”, 17-9-2000

¿Sirven las sanciones disciplinarias en las escuelas?

Por Daniel Martínez Zampa*. Medios periodísticos  nacionales se hacen eco que  a partir del mes de agosto se restablecerán las sanciones disciplinarias en las escuelas porteñas. El tema de las sanciones en las escuelas ha llevado a un debate  estéril que en ocasiones se ha inclinado erróneamente  hacia su abolición o a considerar incompatibles las miradas desde el consenso y las sanciones. Considero que está fuera de discusión que las sanciones  deben existir y deben cumplir un fin pedagógico. Así lo establece en el Chaco la  ley 5221 (Acuerdos de convivencia)- que pese a la necesidad no ha sido aún reglamentada y en algunos casos en su nombre se están haciendo verdaderos Códigos “penales” para  los alumnos, buscando tener “algo de dónde agarrarse” para sancionarlos. Continuar leyendo “¿Sirven las sanciones disciplinarias en las escuelas?”