REFLEXIONES SOBRE LA MEDIACIÓN EN EL CHACO.

Comparto algunas reflexiones escritas hace dos años sobre la mediación en el Chaco. Argentina. Hoy ya son 22 años transitando este camino.
Foto: Primer grupo de mediadores que juramos en el Superior Tribunal de Justicia del Chaco.
Los números “redondos” tienen su magia. ¿Por qué será que nos llevan a pensar en balance o camino recorrido?
Este año se cumplen 20 años que inicié el camino de la mediación.
Camino al que llegué acompañando a mi papá, con quien hicimos juntos el primer curso que se dictó en el Chaco por iniciativa del Superior Tribunal de Justicia y el impulso de la Dra. María Luisa Lucas.
Gratos recuerdos de las profesoras Maria Elena Caram (Marily) , Isabel Núñez y Diana Eilbaum, quienes siempre me han quedado como modelos a seguir, tanto en la práctica de la mediación como en el campo docente.
Recuerdos de los colegas con quienes compartimos el entusiasmo del curso, algunos que hoy ya no están.
Luego de haber finalizado la capacitación, todas las expectativas y las ganas de aplicar lo aprendido.
Allí la posibilidad de hacer el primer camino en los inicios del Centro Público de Mediación.
Luego la “fiebre” por los cursos, nos encontrábamos en todo curso, seminario, charla, taller sobre el tema, los centros de mediación que se abrieron y luego cerraron.
También tomamos conciencia que el curso de formación era el punto de partida y no de llegada… Cada día debemos profundizar en marcos teóricos que den sustento a la práctica.
Luego la Maestría en Negociación y Mediación, con docentes excelentes como los Dres. Entelmann, Rubén Alberto Calcaterra, Raul Calvo Soler y la Lic. Clara Abate, entre otros.
Allí también nuevos colegas compañeros en dos años de intenso estudio y luego la preparación de la Tesis sobre los conflictos en el ámbito educativo ya que la vida me llevó por ese camino, con la preocupación y ocupación por extender allí estas herramientas con una mirada que fuera más allá de la formación de alumnos mediadores. Tuve la suerte que las propuestas de mi Tesis de Maestría tuvieran recepción en la ley 4711 que creó el Plan Provincial de Mediación Escolar en la Provincia, siendo la primera ley en el país.
Primero la posibilidad de compartir con colegas dentro del Chaco, luego visitar otras provincias argentinas y otros países conociendo realidades que, con sus particularidades se asemejaban al camino que estábamos haciendo.
Con esfuerzo comenzamos a implementar el programa creado por la ley 4711- Mediación Escolar- en el Chaco con talleres para los docentes en Resistencia y el interior Provincial, buscando elementos prestados de otras reparticiones y un pequeño lugar para tener la sede del equipo.
Luego de a poco el equipo creció con el aporte interdisciplinario y además trabajamos en coordinación con el Plan de Mediación Escolar Nacional que bajo la Supervisión Técnica de la Lic. Mara Brawer brindó una excelente capacitación y materiales de apoyo.
Avances y retrocesos, con momentos donde no había fondos para viajar al interior y acudir a la imaginación para cumplir con los docentes que nos esperaban con el fin de dar a conocer la Mediación y sus posibilidades en el ámbito educativo. Momentos no tan gratos como cuando al regresar de unas vacaciones la oficina había sido “desalojada” sin avisar y tuvimos que salir a buscar un lugar para poder funcionar cuando existió un cambio de autoridades.
Luego, el impulso para la formación de los equipos regionales y, cuando parecía que finalmente arrancaríamos… la “decisión política” nunca explicada– en el año 2006- de disolver el equipo y volver a fojas cero ante un nuevo cambio de autoridades del Ministerio.
Lo lamentable es que, cuando esto ocurrió- hoy hace ya 10 años- sólo un legislador – el profesor Luis Verdún- se interesó por el tema.
Luego, la sensación de estar en una meseta, con la contradicción de colaborar con colegas de otras provincias y otros países en el trabajo en mediación educativa y ver cómo avanzaban y en el Chaco quedaban las cosas estancadas, pese a la necesidad cada día mayor de construir espacios para generar consensos y gestionar pacíficamente los conflictos en los diferentes ámbitos y en el educativo como piedra fundamental.
En otro aspecto nuestra provincia fue pionera en materia de Legislación en mediación y también sufrió los avances y retrocesos en función de los funcionarios más o menos convencidos de sus posibilidades y del apoyo que se le brindaba.
Hoy nos encontramos con un marco legal importante… a media marcha, con una ley Marco de Mediación, aún no explotada en toda su potencialidad, una Ley de Mediación familiar prejudicial obligatoria que desde el año 2009 espera tener plena aplicación, una ley de mediación penal que este año cumplirá 15 años y también está con sus posibilidades limitadas y una ley de Mediación Escolar sin cumplimiento desde el año 2006.
Existe un Centro Público de Mediación cuyos mediadores se brindan por completo en Resistencia y en sus delegaciones abiertas hace relativamente poco tiempo en el interior provincial.
 
Si bien mucho se ha hecho en estos 20 años- quizá por inconformista- pensaba que estaríamos en otro lugar, uno donde la mediación estuviera totalmente consolidada, aunque hay que reconocer que si hemos avanzado fue gracias al impulso de los funcionarios que la apoyaron y las instituciones privadas y mediadores del Centro Público y los particulares que continuaron apoyándola.
 
Queda aún mucho por hacer, tanto desde los espacios oficiales como desde los particulares para el desarrollo pleno de los procesos de Resolución Alternativa de Disputas, entre ellos la mediación como una forma de Acceso a Justicia y de construcción de los consensos que necesitamos como sociedad.
Tenemos aún un gran desafío por delante