Los peligros de la mediación.

Revisando  los discursos que circulan en el afán de promover y plantear las ventajas de la mediación ( y que en mis comienzos también utilicé) creo que en ocasiones caemos en el exceso de pedirle a la misma más de lo que ella puede dar, de invadir campos que la exceden  o de transmitir la idea que es un procedimiento casi “mágico” que sirve para cualquier situación.

Es así como se llega a hablar de mediación entre padres e hijos, entre generaciones, en los conflictos cotidianos de las parejas, llegando a límites difusos con ciertas formas de terapia.

Si bien el conflicto es parte de la vida cotidiana, para gestionarlo, se requiere previamente un diagnóstico que permita pensar cuál es la herramienta más adecuada y quién está  adecuadamente formado para dirigirlo, según cada caso.

Pretender hablar de Mediación sin mayores aclaraciones en todos los casos sería lo mismo que un médico recetara a todos los pacientes el mismo medicamento, en algunos casos funcionaría y en otros no. De allí la importancia de hacer el análisis previo.

Es innegable que si las personas contaran con las  herramientas que da la mediación (escuchar, analizar el conflicto, ponerse en el lugar del otro, salir de las posiciones para llegar a los intereses, buscar acuerdos mutuamente satisfactorios) estas podrían ser de utilidad en muchos casos. Pero, así como los medicamentos tienen sus contraindicaciones, deberíamos pensar en cuáles son sus límites .

Dar la idea que casi cualquier situación puede pasar por una instancia de mediación (esto es un procedimiento formal dirigido por un mediador formado) puede ser perjudicial para el sistema en tanto el propio mediador podría estar invadiendo otros campos profesionales como el terapéutico sin tener la formación necesaria y generar mayores problemas o que la gente salga de la misma con la sensación que “la mediación no sirve”, quizá por haber intentado usarla para una situación que ameritaba otro tipo de abordaje. (O siguiendo con la analogía… por haber usado un medicamento que no correspondía a la patología a tratar)

Creo que es tiempo que empecemos a pensar seriamente en los límites de la misma y los discursos que usamos para promoverla para no generar expectativas desmedidas sobre el procedimiento que en última instancia nos juegan en contra. ¿Qué opinan colegas?

MÁS ALLÁ DE LA MEDIACIÓN

Frente a la compejidad de los conflictos es necesario mirar más allá de la mediación y pensar en un “operador de conflictos” que sea capaz de analizarlos y diseñar la estrategia más adecuada para su gestión.

Participación del equipo en I Congreso Psicopedagógico del Chaco.

 

Participación en I CONGRESO PSICOPEDAGOGICO DEL CHACO- Problemáticas del Sistema Educativo del S. XXI realizado en Resistencia los días 6 y 7 de octubre. La profesora Teresita Codutti expuso sobre “Las Herramientas de la Mediación en el Nivel Inicial para el desarrollo de las Habilidades Sociales” y el Profesor Daniel Fernando Martínez Zampa sobre “Mediación Educativa: aportes para la construcción de la Convivencia y Prevención de la violencia”.
Nuestro agradecimiento a los organizadores I.S.E.T.- U.E.G.P 107 por la invitación y a los asistentes por el afecto recibido.