Este título encabeza una nota publicada en el Boletin Salesiano de marzo de 2011 referida al debate en torno a la baja de imputabilidad de los menores. 

Esta frase me vuelve a resonar cada vez que escucho quejas de los adultos en relación con los jóvenes y sus actitudes.

Frecuentemente escuchamos frases tales como : “no quieren asumir responsabilidades, estudiar, trabajar, etc, etc…”

Sin embargo nos cuesta reconocer que ellos muchas veces nos están devolviendo – como en un espejo –  las imágenes y ejemplos que como adultos les estamos dando.

También en ocasiones no hacen sino llamar nuestra atención para que, como adultos, volvamos a mirarlos y tomar el lugar que nos corresponde y al cual algunas veces hemos renunciado por “estar ocupados”, “muy preocupados” o no saber cómo hacerlo.

Valga esta pequeña reflexión para que volvamos a mirar y “ver” a nuestros jóvenes y antes de engancharnos con las  quejas pensemos  si no están haciendo otra cosa que devolvernos lo que les estamos dando. 

Para finalizar sugiero ver el siguiente video ya que una imagen muchas veces vale más que mil palabras.

¿Qué opinan? … el espacio está abierto para participar

Sígamos en las redes
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram
EMAIL

Comentarios

comments

¿Le parece interesante este artículo? ¿Compártalo en sus redes?

  • Twitter
    Visit Us
    Follow Me
  • YouTube
    YouTube
  • Instagram
  • EMAIL