MEDIACIÓN EDUCATIVA Y CULTURA DE PAZ

En este Día Internacional de la Paz quisiera reflexionar sobre un documento de la UNESCO que ya tiene casi 20 años, el Manifiesto 2000 POR UNA CULTURA DE PAZ Y NO VIOLENCIA.

El manifiesto sostiene la  responsabilidad de cada ser humano de convertir en realidad los valores, las actitudes, los comportamientos que fomentan la cultura de paz. Porque cada uno puede actuar en el marco de su familia, su localidad, su ciudad, su región, y su país practicando y fomentando la no violencia, la tolerancia, el diálogo, la reconciliación, la justicia y la solidaridad día a día.

A 20 años del mismo vemos que si bien un camino se ha recorrido aún queda mucho por hacer.
el Manifiesto  sostiene el reconocimiento de parte de cada uno como responsable del futuro de la humanidad y el compromiso a respetar la «vida, dignidad de cada persona, sin discriminación ni prejuicios», «practicar la no violencia activa», «Defender la libertad de expresión y la diversidad cultural privilegiando siempre la escucha y el diálogo» el respeto de los «principios democráticos con el fin de crear nuevas formas de solidaridad».

Creemos parte de los compromisos asumidos en el Manifiesto pueden ser trabajados desde los nuevos paradigmas que implican el uso de los procedimientos de resolución adecuada de disputas (R.A.D.), en especial la negociación y la mediación desde todos los niveles y actores del sistema educativo.

Consideramos que una parte esencial para gestionar los conflictos es la autoevaluación , sobre todo reconociendo nuestra responsabilidad en la «co-construcción» de los conflictos y todas aquellas actitudes que solapadamente implican «discriminar» al prójimo. Pensemos cuántas veces discriminamos a un docente recién recibido porque «no tiene experiencia», y a la inversa, a un docente con años de antigüedad porque «no entiende de las reformas», con nuestros alumnos, por venir de un hogar constituido de tal o cual manera. ¿Hemos escuchado alguna vez frases como: ¿qué se puede esperar de un chico que viene de tal o cual barrio, de un hogar de padres separados, etc, etc,? Nuestras palabras muchas veces llevan implícito un halo de discriminación y debemos tomar conciencia de ello.

También desde la negociación y la mediación se alienta a la participación de las partes tendiendo a «practicar la no violencia activa». Hemos sostenido en anteriores publicaciones que a la violencia se llega muchas veces cuando no existen maneras de canalizar la agresividad que conlleva el conflicto y, estos procedimientos pueden ser útiles para esos casos.

Una técnica fundamental para la gestión pacífica de los conflictos es comprender los sentimientos de la otra parte, interpretar su cultura, entendiendo las diferencias y no considerándolas como deficiencias para lograr «ponerse en el zapato del otro»

La negociación y la mediación tienen como herramientas esenciales el diálogo y la escucha que son justamente promovidos por este manifiesto.

De hecho, la paz se construye todos los días y todos somos responsables en esta empresa.

Las herramientas utilizadas en negociación y mediación en tanto buscan alentar el protagonismo, entender al otro, escuchar y dialogar pueden realizar su aporte a este ideal puesto de manifiesto en el documento de la UNESCO.

En este DIA INTERNACIONAL DE LA PAZ resulta necesario revalorizar la importancia de la MEDIACIÓN Y LA CONVIVENCIA en las instituciones educativas como herramientas para su construcción.  También tener presente que la mediación educativa no es un «transplante» de la mediación en otros ámbitos al educativo, tiene finalidades particulares relacionadas con lo educativo.

Para ello requerimos que los esfuerzos que a diario se realizan desde las instituciones sean enmarcados y apoyados desde las instancias oficiales de decisión para que se sostengan y consoliden en el tiempo.

¿Qué opinan colegas?

DANIEL F. MARTINEZ ZAMPA
MAG. EN ADM.Y RES. DE CONFLICTOS.
PROF. EN CS. JURÍDICAS.

 

Comentarios

comments